Gira la pantalla.
La Maison des Carrés
Hermès
10
Cliente: Hermès
wozere para: Hermès
Disciplina: Eventos
Barcelona, 2017
Como pequeño anticipo de lo que Hermès presentaría dos semanas después, organizamos una comida exclusiva en un rincón inesperado de Barcelona: L’Hivernacle. Al histórico invernadero –de estética industrial– incorporamos los arreglos botánicos de Bornay; composiciones florales inspiradas en los pañuelos que mejor representan los puntos principales de la ruta de la seda. Pepi de Boissieu, João Alcântara y Laura Veraguas ofrecieron un cuidadísimo menú ad hoc. Brasil, lugar de procedencia de la materia prima de la marca, invadió por un día el barrio de Sants. Exotismo, calidad y color. Los invitados: cuarenta personajes clave, elegidos para conocer y dar a conocer que Hermès llegaba a la ciudad.
La Maison des Carrés
En el número 9 del Pasaje de los Campos Elíseos, a pocos metros del Paseo de Gracia, cobró vida La Maison des Carrés; una fiel reproducción de la pop-up store online del mismo nombre, sede virtual de Hermès desde hace años. El ilustrador Pierre Marie diseñó el espacio, que permaneció abierto durante X días y puso a disposición de todos entretenidas actividades. Fotomatón, taller de origami, dibujos personalizados y altas dosis de magia; una lavandería Hermèsmatic en la que teñir pañuelos y un tocador en donde aprender el arte de anudarlos. Además del singular circuito, un jardín secreto sorprendía al visitante. Helados y tostas de hummus y tzatziki –creadas a partir de los propios carrés– fueron el aporte culinario en esta experiencia sui géneris, abierta a cualquiera que deseara disfrutarla.
Bal de Soie
Para culminar este periplo barcelonés, Hermès celebró su tradicional Bal de Soie en el Palacio de Can Clota, un majestuoso caserón a las afueras de la ciudad. Los asistentes –vestidos de etiqueta para la ocasión– se toparon con el primer juego a su llegada: un laberinto de espejos y pañuelos en el que perderse. En el exterior, jardines de ensueño; en el interior, frescos y artesonados. Pepi de Boissieu y Vía Venetto propusieron una versión contemporánea de la cocina francesa del siglo XVII, servida bajo la luz de candelabros y lámparas de cristal. Maquilladores y peluqueros transformaron a los presentes, que se entregaron a las peculiaridades de una noche de máscaras y baile. Románticas lecturas de carrés, performers parisinos con los que alternar, bailarines en recovecos imprevisibles y enormes cicloramas de seda frente a los que fotografiarse. Una gran fiesta de gala, perfecto colofón final.
Foto: Pablo Gómez-Ogando, Coke Bartrina y Camila Fálquez